Sistemas de Recarga: Monotiro versus Multidisparo

Cuando nos decidimos a comprar nuestra primera carabina de aire comprimido solemos optar – muy acertadamente – por un rifle de cañón abatible. Dicha elección tiene realmente poco margen de discusión: las carabinas de cañón abatible actuales proporcionan una experiencia de disparo realmente satisfactoria a un precio muy contenido, permitiéndonos descubrir el inmenso y complejo mundo del aire comprimido por mucho menos de lo que podríamos imaginar.

Cuando la decisión de compra está aparentemente tomada y sólo nos queda elegir la combinación de potencia y calibre ideal para nuestro propósito descubrimos que existe una variable con la cual no habíamos contado a la hora de plantear nuestra adquisición: su mecanismo de carga ¿Monotiro o Multidisparo?

Es muy habitual encontrar usuarios –tanto iniciados como experimentados – que desconocen la existencia de este tipo de carabinas, y resulta totalmente comprensible, hasta hace tan solo dos años, los sistemas de recarga multidisparo estaban reservados exclusivamente a rifles de aire precomprimido (PCP), lo que limitaba su acceso a un gran número de usuarios que, debido a su presupuesto de compra o bien a sus preferencias personales, debían conformarse con un tradicional sistema monotiro. Si bien es cierto que los sistemas de carga tiro a tiro son una garantía de fiabilidad debido a la sencillez de su mecanismo, no debemos olvidar las múltiples limitaciones que comportan a la hora de practicar disciplinas exigentes con los tiempos.

Tras detectar esta oportunidad de innovación, Gamo desarrolló el primer sistema de recarga multidisparo para carabinas de cañón abatible, bautizado como ‘10X Quick-Shot’. Sí, has leído bien, este sistema permite disparar hasta 10 tiros consecutivos sin tocar un solo balín, y consecuentemente, sin desviar la vista de nuestro objetivo. Este innovador sistema se basa en un cargador rotativo capaz de almacenar hasta 10 balines, introducidos automáticamente en la recámara de la carabina conforme ésta bascula para comprimir su muelle principal. A diferencia de los rifles PCP, el sistema ‘10X Quick-Shot’ no requiere de un cerrojo para introducir el balín en la recámara, simplificando todo el proceso y ahorrando valiosos segundos en el proceso de recarga.

Quedan claras las principales virtudes de esta revolucionaria tecnología a la hora de practicar las disciplinas de tiro más populares pero ¿En qué caso es más recomendable adquirir una carabina multidisparo? En Gamo recomendamos hacer uso de dicha tecnología especialmente a la hora de hacer un uso ‘outdoor’ o al aire libre de nuestra carabina, practicando time trials –competiciones en las cuales la velocidad de recarga y disparo son garantía de éxito – o bien si decidimos practicar caza menor con nuestro rifle*.

* Antes dar uso a nuestra arma de aire comprimido debemos leer, comprender y respetar la legislación vigente del el país en el cuál pretendamos desarrollar la actividad. La caza con aire comprimido está prohibida en países como España, y su práctica está fuertemente sancionada. Gamo recomienda encarecidamente hacer un uso legal y regulado de sus productos.

Share on email
E-mail
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn